Atelier Gayubo

Historia

Gayubo está ligado a la alta joyería española desde que Alejandro Gayubo abriera su primer taller en 1965, fruto de la necesidad por mostrar un producto con carácter y nombre propio. Desde entonces, el espíritu Gayubo se ha mantenido intacto de una generación a otra través de sus diseños atemporales.

Hoy, más de 50 años después, sus dos hijas, Almudena y Pilar Gayubo, han conseguido situar la marca como un referente de la alta joyería de nuestro país.

Para Pilar, gemóloga de profesión pero sobre todo de vocación, Gayubo no es solo su empresa, es su forma de vida. Desde pequeña limpiaba, colocaba y repasaba con su padre las joyas que salían del taller para su venta. Una pasión que ha ido creciendo con los años y que hoy en día continúa con los diamantes, rubíes, esmeraldas…

Gayubo también es una de las grandes pasiones de su hermana Almudena. Aunque su amplia formación en diseño de joyas es innegable, lo que realmente le ha enseñado a amar la joyería ha sido las innumerables horas que ha pasado en los talleres, aprendiendo y disfrutando de su profesión.

Juntas, se ocupan no solo de ofrecer la mejor calidad en cada pieza, sino también de diseñar y producir joyas con alma, piezas de carácter atemporal que apuestan por la excelencia de las piedras y los metales, la perfección de los detalles y la mejor mano de obra 100% española.

En definitiva, joyas clásicas hechas para perdurar en el tiempo, tanto, que durarán para siempre.